¿Qué son los Primeros Auxilios Psicológicos (PAP)?

Actualizado: 5 abr

Los PAP nos permite acompañar a los demás en situaciones de crisis, restablecer su equilibrio emocional y evitar la aparición de secuelas psicológicas.

Por: Indira Carvajal


Es natural que las personas experimenten conmoción después de estar en un escenario aterrador. Para hacer frente a estas situaciones, existe una herramienta llamada Primeros Auxilios Psicológicos (PAP) que puede ayudarnos a manejar estos escenarios de manera más efectiva, disminuyendo el riesgo de consecuencias negativas en el futuro.


Los PAP se definen como una herramienta de apoyo desarrollada para acompañar a las personas en situaciones de crisis y cuyo objetivo es restablecer el equilibrio emocional evitando la aparición de secuelas psicológicas. Los beneficios de utilizar esta técnica es que puede ser brindada en cuestión de minutos por un familiar, un amigo o incluso un extraño que haya estado presente en un escenario de emergencia, y no requiere conocimientos técnicos de medicina, psicología, o psiquiatría.


Quien brinda primeros auxilios psicológicos brinda a la persona en crisis las herramientas que necesita para enfrentar su circunstancia de manera más efectiva, y para ello debe capacitarse y prácticas la realización de técnicas para estar preparada para acompañar mediante esta práctica. Pues en cualquier sitio y momento pueden darse diferentes situaciones que requieran de su aporte, por ejemplo, en desastres naturales (terremotos, huracanes y erupciones volcánicas), así como otro tipo de desastres como accidentes como el colapso de una estructura o un incendio, entre otros, y situaciones bélicas locales o regionales. Además, duelo, abusos sexuales, ideación suicida, crisis de ansiedad, recaídas, entre otras.


Por eso es fundamental aprender el procedimiento ABCDE, o cinco pasos del PAP para administrar primeros auxilios psicológicos. Los cuales son:

A: escucha activa: esta fase requiere nuestra plena concentración mientras escuchamos a la persona afectada. Es fundamental ser empáticos y demostrar que estamos interesados ​​y preocupados por lo que están diciendo.


B: (B)entilation reentrenamiento: Cuando alguien se encuentra con este tipo de eventos, es habitual que se sienta nervioso o agitado, incluso abrumado y desconcertado por lo ocurrido. Ante esto, se recomienda realizar ejercicios respiratorios que le permitan recuperar su ritmo habitual.


C: Categorización de necesidades: Si la persona afectada debe tomar decisiones después del evento traumático, la asistencia de un tercero puede ayudar a priorizar y organizar los pasos a seguir. Es fundamental utilizar los recursos de la persona afectada por estos motivos, ya que podrá mantener una red de apoyo familiar.


D: Derivación a redes de apoyo: Una vez establecidas las necesidades y prioridades, podemos acercarnos a agencias especializadas o personas cercanas a la persona afectada para que la ayuden.


E: psico(E)ducación: transmitir a la persona aquejada que las respuestas y malestares que pueda experimentar en el futuro son normales, pero también debemos explicarle cuando se convierte en una situación de riesgo.


Por otro lado, cuando se trata de una persona que recientemente ha tenido un accidente u otro evento potencialmente traumático, hay una variedad de estrategias que se pueden usar. Por lo tanto, para iniciar la intervención se debe generar una relación basada en la empatía. Para lograr esto, la persona que va a intervenir en el escenario de emergencia debe escuchar activamente a la persona y mostrar interés en lo que está diciendo. También es posible que el individuo requiera tiempo para expresarse, en cuyo caso es vital dejarlo hablar en lugar de obligarlo a hacerlo. Por lo tanto, quien interviene debe esperar con calma el momento adecuado para hacer una pregunta corta e inspiradora; esto podría ayudar a iniciar el proceso natural de desahogarse.


Además, si la persona afectada está muy alterada, se deben utilizar técnicas de relajación para ayudarla a estabilizarse. Se pueden usar técnicas de respiración, meditación y estiramiento, entre otras cosas, para ayudar con esto. Todo vendrá determinado por el caso, que deberá ser valorado por quien esté realizando la intervención. También es fundamental hacer una evaluación del problema para determinar las verdaderas dimensiones del problema. La persona que responde a una emergencia debe asistir a la persona afectada en la definición de su futuro inmediato. Es fundamental que lo ayude a aceptar lo que ha ocurrido, ya que los hechos no siempre se pueden cambiar.


En resumen, los objetivos de los PAP permiten proporcionar un alivio emocional inmediato, ayudar a la adaptación de las personas y prevenir el desarrollo de futuras psicopatologías, puesto que los minutos que siguen a un evento traumático son críticos para los afectados. Como resultado, brindar primeros auxilios psicológicos inmediatos ayudará al individuo a sobrellevar mejor la experiencia. Finalmente, una de las ventajas de utilizar esta técnica es que los PAP pueden ser administrados por un familiar, amigo o incluso un extraño que estuvo presente en la escena de la emergencia, y solo requiere de capacitación, práctica e intención de ayudar.


Referencias

Egozcue, M. M., & Romero, M. M. E. (2005). Primeros auxilios psicológicos. Paidos Mexicana Editorial.


Erazo Martínez, O. F., Álvarez Ríos, J. N., & Matijasevic Arcila, A. M. (2020). Generalidades de los primeros auxilios. In Salva una vida (pp. 23–28). Universidad de Caldas. http://dx.doi.org/10.2307/j.ctv18dvtc2.5


Romero-Heredia, N., & Guarnizo-Chávez, A. (2021). Enseñanza de primeros auxilios psicológicos a profesionales de la salud. Su importancia frente a la COVID-19. Revista de La Fundación Educación Médica, 24(5), 275. https://doi.org/10.33588/fem.245.1149


Torralba, L. M., & López, M. M. (2009). Primeros auxilios psicológicos. Síntesis.


Valencia Puentes, A., & Trejos García, J. (2013). Los primeros auxilios psicológicos en el servicio de atención al ciudadano desde un enfoque humanista. Revista Logos, Ciencia & Tecnología, 4(2). https://doi.org/10.22335/rlct.v4i2.189

45 visualizaciones0 comentarios